Evangelio del día

Reflexión Dominical

“No hay amigo ni hermano, ni padre ni madre, ni esposo ni amante, que te ame tanto como te ama tu Dios.”

San Alfonso María de Liguori