image_pdfimage_print

Por: Comunicaciones Redentoristas de Colombia

Iniciamos oficialmente la VII Asamblea con la eucaristía y el saludo virtual del Padre General Michael Brelh, quien nos invitó a seguir adelante con lo proyectado en Plan Apostólico y el Proyecto de Reconfiguración. La pandemia más que una dificultad ha sido una oportunidad para revisar la creatividad misionera y para ser consciente de las desigualdades sociales e históricas del mundo herido, en palabras del Papa Francisco: “nadie se salva sólo, únicamente es posible salvarnos juntos” (Cfr. FT, 32).

Esta situación ha sido inspiradora y ha permitido conocer la creatividad de tantas comunidades, cohermanos y laicos asociados en el anuncio de la Buena Nueva, que fortalecerá el Plan Apostólico aprobado por la Conferencia. El Padre General agradece lo propuesto por la Conferencia que ha sido de referencia en toda la Congregación.

Además, la reestructuración es un proceso de conversión y una oportunidad para evaluar cómo llevamos la buena nueva a los pobres y abandonados del mundo herido. El plan de reconfiguración de América Latina reconoce los dones de cada una de las Unidades y la vocación comunitaria. Es necesario reavivar el entusiasmo a este proyecto a pesar de los atrasos dejados por la pandemia.

En un segundo momento, el P. Enrique López expone lo relacionado con el plan apostólico como un conjunto de orientaciones para los proyectos y planes pastorales de cada Provincia. El plan apostólico es el corazón de la reestructuración. No se habla de una sola uniformidad, sino aspectos comunes y compartidos, que luego serán discernidos en los contextos particulares. El plan apostólico no es para sostener las estructuras sino para servir a las personas con rostros concretos.

Por su parte, la comisión canónica (padres Rogerio Ramos y Nelson Acosta) presentaron brevemente el trabajo de dicha comisión y dieron algunas pautas para la elaboración de los estatutos de las futuras unidades. Las leyes nacen de la experiencia de la comunidad y estas a su vez deben ser claras, entendibles y funcionales. Finalmente, se concluyó la jornada con la oración pidiendo la intercesión de San Juan Neumann.