image_pdfimage_print

Pentecostés, 23 de mayo de 2021

Estimados cohermanos, hermanos y laicos asociados en Colombia.

¡Señor, envía tu Espíritu y renueva la faz de la tierra! (Salmo 104)

Al celebrar esta gran fiesta de Pentecostés juntos en Roma, nuestros pensamientos y oraciones siguen girando hacia la nación de Colombia durante esta pandemia de Covid y la situación actual de disturbios políticos. Hemos estado orando por ustedes todos los días durante las últimas semanas, ya que han experimentado esta ola mortal de coronavirus y el sufrimiento que ha tocado a tanta gente, y especialmente a los pobres abandonados.

En la situación actual, nuestra llamada a ser testigos del Redentor es más importante que nunca. Nuestro mundo está herido y clamando por la ayuda de Dios. ¡Gracias por responder a ese llamamiento y por su testimonio continuo de nuestra vocación misionera redentora!

¡Que el Señor envíe su Espíritu de nueva vida y esperanza a la nación de Colombia! Los encomendamos al cuidado y a la protección de Nuestro Señor de los Milagros (Buga) y nuestra Madre del Perpetuo Socorro.

Su hermano en Cristo Redentor,

P. Michael Brehl, CSsR * Superior General