image_pdfimage_print

Fuente: Scala News

Beato Pedro Donders nació en Tilburg, Holanda, el 27 de octubre de 1809. Era muy pobre y enfermizo, pero tenía mucha constancia y humildad. A causa de la pobreza de la familia, tuvo que suspender los estudios y hacerse tejedor como su padre. A los 22 años llegó al seminario como empleado. Se ordenó a mediados de 1841 y un año más tarde viajó a Surinam como misionero diocesano.

Los primeros 14 años de su ministerio los realizó en Paramaribo, visitando especialmente a los esclavos que trabajaban en las plantaciones cerca de la ciudad, y que eran unos 8.000. En 1856 pasó a la leprosería de Batavia, donde residió -con dos breves interrupciones- por 28 años seguidos. En junio de 1867, ya con 26 años de ordenado, hizo su profesión religiosa en la Congregación Redentorista, a la que acababa de confiar la Santa Sede la misión de Surinam. Poco después volvió a Batavia, pero esta vez se dedicó más a buscar y evangelizar los indígenas dispersos por las selvas. Murió entre los leprosos de Batavia el 14 de enero de 1887.

Fue beatificado el 23 de mayo de 1982, en el 250 aniversario de la fundación de la Congregación del Santísimo Redentor.