image_pdfimage_print

Por: P. José Silvio Botero, C.Ss.R.

Navidad es el día más grande la historia de la humanidad; cuenta la historia que cuando el primer astronauta  norteamericano llegó a la luna, un joven, dentro de un grupo  juvenil que veía el viaje espacial por televisión, gritó: éste es el día más grande de la historia porque hoy el hombre ha llegado a la luna;  y otro joven gritó también: No. El día más grande de la historia fue cuando Dios visitó la tierra naciendo en Belén. 

Sí; desde entonces la humanidad entera cuenta con Cristo como nuestro Hermano, el Compañero de camino hacia la Casa del Padre-Dios, el Amigo que no falla, el Hombre-Dios que  comprende la miseria humana y se apiada de nosotros. 

Este niño que ha nacido en Belén, Hijo de María  y de José,  quiso hacer con  el ser humano el mismo camino: “crecía en estatura, en sabiduría y en gracia delante de Dios y de los hombres”, como atestigua el Evangelio de S. Lucas, el Evangelista  de la infancia de Jesús. 

Dios–Hombre, hecho Niño, quiso tener en la tierra unos padres – María y José –  que lo protegieran, que lo acompañaran en su infancia, que con Él caminaran hacia la Casa del Padre celestial.  Por esto, también hoy María y José siguen acompañando nuestro caminar con Jesús, Guía en este camino.  

Navidad es fiesta de familia: la ‘noche buena’, los aguinaldos, los pesebres, las  ‘comilonas típicas’, el folclor, los villancicos, etc,  hacen de la Navidad  una época que todos anhelamos vivir.  Navidad nos habla de paternidad, de maternidad, de filiación, de fraternidad, cuatro elementos que constituyen la vida de hogar, de familia. 

El amor de María y de José por su Niño es un ejemplo y modelo del amor que los padres de familia deben manifestar a sus hijos.  El niño  necesita ser amado; de lo contario puede terminar siendo un criminal, como vemos hoy en tantos criminales (guerrilla, violencia,  vandalismo, etc.).  La familia de Nazareth es un verdadero modelo de vida hogareña, social, humana. A la Familia de Nazareth – Jesús, María y José –confiamos  la vida de nuestras familias para el año 2.022.