image_pdfimage_print

Por: P. José Silvio Botero G., C.Ss.R.

Ricardo Cuadrado T., en su libro Alternativas para el joven de hoy escribió a  este propósito estas líneas: “los adolescentes de hoy están acosados por las ‘marcas’ de los pantalones, vestidos, camisas, jerséis, motos y coches que les ofrecen las casas de moda y de competición. Estas marcas les comen el coco y los bolsillos de sus papás. 

Los adolescentes de hoy están acosados por los ‘fans’ y favoritos del deporte, del cine, de la canción, pegándolos en sus carpetas de clase y en sus dormitorio en bonitos posters. Los adolescentes de hoy están acosados por el ilusorio mundo de las drogas, peste blanca de la sociedad moderna, que mueve al año en el mundo millones de chicos y de chicas. 

Los adolescentes  de hoy están acosados por la televisión con toda clase y variedad de programas. Por lo mismo, hay que saber ver televisión y saber distinguir los valores y contravalores que se pueden ver y oír. Los adolescentes de hoy están acosados por presentárseles la sexualidad como ‘sexo-pasatiempo’ y no como un valor para que dos seres, en clave de relación y comunicación personal, puedan realizarse como personas en ella. Los adolescentes de hoy están acosados por el ‘neo-paganismo’ y el querer ser felices sin necesitar para ello de recurrir a Dios”. Hasta aquí Cuadrado T. 

A estas reflexiones podemos añadir otras del mismo autor, en su libro Diccionario de valores. Para una cultura de la vida en los jóvenes de hoy, a propósito de ‘ser joven nuevo’:  

  • “Ser joven nuevo es no andar agobiado por las ‘marcas’, la imagen, la moda ni por la publicidad. 
  • Ser joven nuevo es ver, con toda claridad, que tener y vivir ideales nobles es una necesidad básica para llegar a ser persona. 
  • Ser joven nuevo es elegir los valores que más te puedan personalizar, aunque no estén de moda y tengas que nadar contra corriente. 
  • Ser joven nuevo es vivenciar a diario que el mundo es una familia de hermanos y hacer por ellos lo que puedas.   
  • Ser joven nuevo es no  adorar a los ídolos de la sociedad de consumo: el dinero, el personaje, la moda, el teléfono, las marcas, los vídeos, la pornografía, la sexomanía, la adición al consumo alienante. 
  • Ser joven nuevo es enrolarte en algún voluntariado para hacer algo por los pobres, enfermos, ancianos, mendicantes, emigrantes… 
  • Ser joven nuevo es afirmar. como Albert Camus, que ‘es imposible ser feliz a solas’ y proclamar que  necesitas del grupo, de los amigos, de los familiares para ser feliz. 
  • Ser joven nuevo es amar en gratuidad. Entregarte a los demás sin pedir nada a cambio”. 

    Es el  mismo autor quien propone  unos compromisos a vivenciar: 
  • Ayudaré a  construir una sociedad nueva en la que los jóvenes no sean obligados a buscar en la droga  la ilusión de la felicidad. 
  • Concebiré y viviré la vida como servicio, como disponibilidad solícita, como donación. 
  • Diré no al egoísmo, al placer sin reglas morales, al odio y a la violencia.  Diré no a los caminos sin Dios, a la irresponsabilidad y a la mediocridad. 
  • Me esforzaré en la edificación de un carácter fuerte, rico y coherente, que sea libre, responsable y sensible a los valores verdaderos.